Cómo aprender a tomar riesgos y disfrutarlo TRUCOS para hacerlo

Todos tenemos cierta tolerancia al riesgo. Pero si alguien necesita el coraje para probar algo nuevo, entonces otros dan por sentado los temores, «lanzando en paracaídas» toda su vida. Sin embargo, el mayor riesgo es evitar riesgos en principio. Cómo aprender a tomar riesgos justificables, aquí te o explicamos con 7 brutales razones.

Los líderes natos no pueden estar seguros todo el tiempo y dejar pasar la vida, dice Ram Charan, autor de la ventaja de Striker: cómo convertir la incertidumbre en super oportunidades. «Hay momentos en los que necesita hacer un gran avance, incluso si el resultado es desconocido, y esto requiere fuerza interna y confianza».

Charan dice que las personas riesgosas son catalizadores ofensivos. “Actúan, comprenden el riesgo y se basan en parte en hechos, en parte en su imaginación, imaginando lo que podría suceder si se combinan todos estos factores. Esto es lo que el resto llamará convergencia.

Reconciliarse con el riesgo significa cambiar su mentalidad «, dice David Silverstein, autor de Three Steps Forward y Jefe de la Agencia de Consultoría Estratégica BMGI. «.

Si no nació con una alta tolerancia al riesgo, hay siete cosas que puede hacer para estar preparado para asumir riesgos.

1. Comience con apuestas pequeñas

Considere el riesgo como un pequeño experimento: puede ser más aceptable para usted, dice Rosh Pereira, socio gerente de la consultora Decision Strategies International y maestra de la Wharton Business School. «Esto permite a los gerentes probar la innovación, pero mitigar el impacto si los resultados no cumplen con las expectativas».

2. Imagine el peor de los casos

Silverstein llama a esto la filosofía estoica: «Puede prepararse para el riesgo si está realmente preparado para pensar en lo que podría suceder y darse cuenta de que las oportunidades perdidas no son el fin del mundo». Cuanto más piensas en un escenario negativo, menos aterrador es, si realmente sucede, explica Silverstein.

Cuando el negocio de Silverstein atravesaba tiempos difíciles en 2009, hizo una lluvia de ideas con su equipo, sugiriendo qué sucedería si su compañía se caía. «Esto le dio al equipo la confianza de que correr el riesgo de permanecer en el equipo es normal, todo estará bien», dice.

3. Desarrollar un conjunto de opciones.

Si apuesta por una sola opción, hay muchas razones para preocuparse por esto, dice Silverstein. Pero dése más opciones para el éxito, y tendrá más razones para tener un estado de ánimo optimista, porque al menos se aprovecha una oportunidad.

Pereira lo llama la ley de los grandes números. «Una sola iniciativa puede parecer demasiado arriesgada: si falla completamente, te quedarás sin nada», dice. «Pero si observa todos los proyectos de la empresa o en su carrera, la ley de los grandes números entra en vigor: puede esperar que cierta parte de las empresas tenga éxito».

4. Ten el coraje de no saber

Hay un componente psicológico en el riesgo, dice Charan, y se necesita tolerancia a la incertidumbre. «Si vas a la ofensiva, siempre debes comenzar a actuar antes de tener una imagen clara de en qué debe basarse el éxito», dice. «Debería estar listo para avanzar, incluso si algunas cosas son vagas, sabiendo que puede adaptarse a las circunstancias en el futuro».

5. No confunda el riesgo con el juego

Ir a la ofensiva no significa hacer apuestas aleatorias sobre conjeturas o teorías, cuyas posibles consecuencias no están claras, dice Charan. «Reconoce y conquista tus miedos internos: esto te permitirá ver las cosas con mayor claridad, pensar de manera más creativa y moverte con más decisión».

6. No te concentres en el resultado

El riesgo excesivo puede ser aterrador si solo piensa en el resultado, dice Margo Micallef, autor de It’s The Landing That Counts. Por el contrario, divida la situación de riesgo en muchos pasos pequeños. «Dar el primer paso suele ser el más difícil», dice ella. «Pero lo principal es dividir aún más sus decisiones y acciones en pequeños componentes».

7. Satisfecho con resultados aceptables

Otra cosa que evita que las personas corran riesgos es la sensación de que primero debe esperar algunas condiciones ideales y luego ponerse manos a la obra, dice Micallef.

«Para correr riesgos, necesitamos el coraje de tomar decisiones con información incompleta», dice ella. «Debemos estar preparados para ajustar el curso cuando haya más información disponible o cuando nos encontremos con obstáculos». Pero no puede esperar hasta que todo se conozca, por lo que nunca comenzaremos a actuar

Amigos, compartir la Información:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *